Organización de la Familia ACI

La Familia ACI, consciente de su crecimiento, propone crear una estructura de organización que la consolide como Familia, fortalezca la comunión y facilite la comunicación.

La presentación circular del organigrama responde al deseo de expresar  la reciprocidad de relaciones Esclavas-Laicos en todos los niveles. Está inspirada en la contemplación de un tejido de Santa Rafaela María en el que el diseño nace del centro y se expande formando un círculo. Por ello, esta imagen sugirió una posible manera de visualizar el organigrama.

La Superiora General, vínculo de unión entre la Familia ACI y la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, ocupa el punto central. Ella tomará las decisiones importantes en cuanto a la vida y misión de la Familia, en diálogo con la Comisión Internacional. Nombrará también a la Asistente General que tendrá la misión de acompañar a la Familia.

Se constituirá una Comisión Internacional integrada por cinco laicos y dos Hermanas, cuidando que estén representadas las distintas zonas y regiones. La Comisión tendrá un coordinador/a. Las funciones de esta primera Comisión serán:

  • animar que se lleven a cabo las propuestas y el espíritu de la primera Asamblea,
  • concretar los pasos necesarios para la organización de la Familia,
  • establecer los canales de comunicación,
  • buscar la manera de desarrollar el plan de formación,
  • seguir dando pasos para elegir el logo de la Familia,
  • buscar medios concretos de financiación,
  • preparar la II Asamblea Internacional.

Las Asambleas Internacionales se celebrarán cada cinco años y serán convocadas por la Superiora General en diálogo con la Comisión Internacional.

La Provincial de cada lugar será el vínculo de unión entre la Familia y las comunidades. Buscará los medios convenientes para su animación y desarrollo.

Se ve necesario que en las distintas provincias y regiones se trabaje por comisiones. Abrimos la posibilidad de llevar a cabo encuentros a nivel de continentes.