Documento final

“La Familia ACI, don del Espíritu”

Del 20 al 25 de abril de 2009 se celebra en Roma – XX Settembre, en la casa de Santa Rafaela María, la I Asamblea Internacional de la Familia ACI. Esta Asamblea responde a una Recomendación que se le hizo a la Superiora General, H. Inmaculada Fukasawa, en la Congregación General XVIII de las Esclavas del Sagrado Corazón: “que, de la manera que le parezca más conveniente, organice una Asamblea Internacional de la Familia ACI con la participación de representantes de las circunscripciones y algunas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, para consolidar un camino de profundización en su identidad, fortalecer la pertenencia y buscar cauces de organización.”

Participan 29 laicos representantes de 19 países, 8 Esclavas, y el Equipo General del Instituto. El lema de la Asamblea fue “La Familia ACI, don del Espíritu”.

Desde esa conciencia de la Familia ACI como don, se inicia la Asamblea dedicando los dos primeros días a hacer memoria agradecida de sus 10 años de andadura en el Instituto, a redescubrir y profundizar su misión en la Iglesia desde la vocación laical y el sacramento del bautismo, y a ahondar en el carisma eucarístico-reparador de Rafaela María.

El tercer día la Asamblea trabaja para clarificar e iluminar aspectos relacionados con la identidad, la incorporación a la Familia y la formación, a partir del trabajo previo realizado en las Provincias por la Familia ACI y las Esclavas.

Durante estos diez años la incorporación se ha hecho siguiendo las directrices que la H. Rita Burley  indicó, como Superiora General,  en una carta dirigida a la Familia ACI en 1998. Respecto a la formación contábamos con unas líneas muy básicas que necesitábamos revisar y mejorar.

Es deseo de todos los participantes compartir logros y dificultades que se están viviendo, clarificar criterios  y marcar pasos y pautas que reafirmen la identidad y la pertenencia a la Familia.

Queda claramente explícito en esta Asamblea el carácter acogedor y abierto de la Familia y el deseo de que sus miembros vayan aumentando y el carisma se extienda y llegue a más personas de cualquier condición y lugar, respondiendo a la universalidad que siempre quiso Rafaela María para el Instituto.

El cuarto día, bajo el lema “Tras las huellas de Sta. Rafaela María”, los participantes recorrieron los lugares de Roma más emblemáticos en la vida de Sta. Rafaela, terminando la peregrinación en las cámaras donde vivió y murió.

El trabajo del quinto día responde a la necesidad de dar cierta estructura a la Familia, pues son muchos ya los miembros que la integran, y a favorecer y mejorar la comunicación entre los distintos grupos de modo que todos disfruten y se enriquezcan de su carácter universal.

La Asamblea se desarrolla en un clima de trabajo y oración profundos. En todo momento se experimenta la Presencia del Espíritu guiando la búsqueda y acompañando las reflexiones, el trabajo y el compartir.

La presencia de Santa Rafaela María en esta casa, lugar santo para todas/os, potenció un clima interior que creaba comunión.

Los participantes valoran la Asamblea como una experiencia de Jesús Vivo en la Familia y, por tanto, un fortalecimiento de la fe.

Desde ahí, y con una gran ilusión puesta en el futuro de la Familia ACI, surge el Documento de la I Asamblea Internacional de la Familia ACI.